47 - RAMÓN J. SENDER - Réquiem por un campesino español

Ciertamente este libro, Réquiem por un campesino español, que apareció en su primera edición con el título de Mosén Millán, es una de esas obras perfectas que los grandes autores nos regalan en su madurez creadora.
Una obra maestra grande, aunque por su tamaño pueda parecer pequeña o corta podemos leer este libro claro y emocionante, según lo viera Max Aub, como lo que por encima de todo y en primera instancia es, un relato extraordinario, una tragedia impresionante, con esa fuerza terrible que tenían las matracas en Semana Santa, cuando sonaban como «un rumor de huesos agitados».

Opinión: Hacía por lo menos 20 años que no leía este libro. Me apetecía volverlo a leer porque no recordaba nada de él y Sender siempre me ha parecido un escritor realista, poco amigo de florituras lingüísticas. La historia es corta, pero verifica la destrucción y sinrazón que formó parte de nuestra historia del siglo XX. Me ha hecho recordar que en la naturaleza del ser humano cabe la debilidad, la crueldad, el odio, la incompresión, la cobardía, la rectitud y la libertad de ideología, parte esencial que forma la base de nuestras vidas. Me ha encantado, otra vez.

46 - MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN - Tatuaje

El nacimiento de Carvalho fue fruto de una apuesta trama entre amigos que toman copas, comparten celdas y utopías de libertad y discuten sobre los libros que aman o detestan. ¿Un poeta novísimo y estudios de la comunicación sería capaz de escribir algo tan arrastrado con una novela negra? En Tatuaje Carvalho nace como detective y madura como personaje. Persiguiendo un tatuaje, Carvalho dejará Barcelona para volver a la Ciudad Condal, vía Ámsterdam, capital edénica de la libertad sexual, y donde está a punto de morir una vez más.

Opinión: Es la segunda o tercera novela que he leído de Montalbán. Fiel a su estilo, no se detiene en recreaciones estéticas con multitud de palabras, sino que describe las situaciones con un castellano claro, concreto y preciso, sin necesidad de circunloquios que embellezcan el relato. El estilo de Montalbán es muy peculiar, en mi opinión, y es tan atrayente para algunos, como desagradable para otros. La acción es contínua en esta novela y su rítmica muy rápida, pero aún así no acaba de convencerme del todo.

45 - JAVIER YANES - El señor de las llanuras

Cuando el joven periodista Curro Mencía descubre que van a vender Lux Domini, la casa familiar donde pasó unos veranos rodeado por amigos de infancia, siente cómo un torrente de recuerdos se desencadena dentro de él. Allí, su abuela Uke, una mujer indomable y apasionada, protagonizó una tumultuosa e intensa historia de amor con un aventurero escocés que se marchó a África dejándola embarazada. En los muros de la casona resuenan todavía ecos que Curro, junto a la irresistible Mónica, deberá interpretar para desvelar los secretos, algunos emocionantes, otros terribles, de su propia familia. Con el escudero Delsey, un francés refinado, viajará hasta el corazón de Kenia, donde conocerá a singulares e inolvidables personajes, como el reportero Kamaru, el actor Tony Kerak o la siempre sensual Makena. Tras la estela de aquel escocés errante que tocaba el violín hasta el amanecer y le contaba historias de las salvajes llanuras, Curro descubrirá ese lugar donde todo, incluso la felicidad, es posible.

Opinión: Es un libro de lectura fácil, pero quizá demasiado largo. Antes de empezar a leerlo pensé que iba a ser un canto a la belleza de África y me sorprendió que no fuera así, en un principio. Me metí en la historia de forma suave, sin estridencias, pero a la mitad del libro empecé a pensar que se estaba desarrollando de forma un poco lenta, me empezaba a aburrir. El final del libro es efectivamente lo que yo pensé por el título, un canto a Kenya en todas sus dimensiones. El lenguaje es correcto, las estructuras sencillas y llevaderas, pero me parece que tiene excesivo texto para una historia de búsqueda personal. Con 200 páginas menos hubiese sido perfecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...